Cortijo de la Serrana

Un cortijo y una dehesa sólo para ti

Cortijo de la Serrana te ofrece la posibilidad de disfrutar una estancia privilegiada en un cortijo tradicional situado en plena naturaleza, en una dehesa de encinas de 84 hectáreas en la que los huéspedes pueden hacer senderismo, observar aves rapaces y otras especies de fauna, o recoger frutos silvestres de temporada.

En el interior de la casa, te sorprenderá un ambiente marcado por los altos techos, los arcos de medio punto del muro central y la amplitud de las estancias de una construcción de 1920, que ha sido rehabilitada respetando el estilo, los materiales y el mobiliario originales, pero equipada con todo lo necesario para ofrecerte una estancia cómoda y agradable.

Fuera, en el porche, tendrás ante tus ojos una preciosa dehesa extremeña, y sin moverte podrás ver volar sobre la casa grandes aves como grullas, buitres, águilas o milanos, o refrescarte en una piscina perfectamente integrada con el paisaje. 

Y, si te quedan tiempo y ganas para hacer un poco de turismo cultural, la casa está a poco más de media hora de las ruinas romanas de Mérida, la parte antigua de Cáceres, la alcazaba árabe de Badajoz o la ciudad portuguesa de Elvas.